Saltar al contenido
Electrodomésticos Bajo Consumo

Cómo elegir una estufa eléctrica y en qué fijarse al comprar una

Las estufas eléctricas constituyen una solución eficaz para calentar espacios pequeños, ya sea que se desee contar con un poco de calor adicional o bien reemplazar un sistema central.

¿Qué son las estufas eléctricas? Lo esencial

Las estufas eléctricas son dispositivos que se conectan a la red eléctrica de 220 voltios para generar calor por medio del elemento resistivo que incorporan.

Las estufas eléctricas son una de las alternativas más eficientes para combatir el frío en la casa y ofrecer calor durante todo el año. Si bien, los modelos más económicos no poseen las prestaciones de las más costosas, sí pueden garantizar un buen servicio durante largos periodos de tiempo si se mantienen en buen estado y cuidadosamente utilizadas.

Diseño de las estufas eléctricas: compactas y decorativas

Las estufas eléctricas son una forma eficiente y segura de calentar tu hogar. Ofrecen una gran cantidad de beneficios, como la facilidad para ser instaladas en cualquier lugar de la casa donde quieras y hacerlas funcionar con la temperatura que desees. Por lo general, las estufas eléctricas tienen un diseño tan compacto que, además de emitir calor, pueden servir como objeto decorativo.

Estos equipos son muy versátiles y se adaptan a cualquier tipo de espacio. Si quieres colocar tu estufa en un cuarto pequeño o amplio (por ejemplo), ¡no hay problema! Su función es mantenerte cálido durante todo el invierno sin importar lo grande o pequeño de la estancia; sólo necesitas elegir el modelo adecuado para ti.

VENTAJAS DE LAS ESTUFAS ELÉCTRICAS

Las estufas eléctricas te aportan como sistema de calefacción las siguientes ventajas:

  • Calor constante: las estufas eléctricas proporcionan un calor suave y constante.
  • Portátiles: son fáciles de mover de un lugar a otro, por lo que puedes llevártelas cuando viajas, o moverlas de una habitación a otra.
  • Fácil instalación: vienen con instrucciones simples que cualquiera puede seguir y no requieren herramientas para instalar y ponerlas a funcionar.
  • Seguridad: no hay llamas, por lo que no hay riesgo de quemaduras.
  • Sin emisiones ni olores: no producen ningún tipo de emisiones molestas de ningún tipo ni de olores.
  • Cuidado medioambiental: son ideales para aquellos que buscan una opción ecológica para calentar sus hogares sin tener que comprometerse con la salud o el bolsillo a largo plazo.
  • Adaptables: incluyen distintos niveles de potencia para ajustarse a la temperatura deseada y consumir la energía justa.

Bajo precio y escaso consumo de energía con tu estufa eléctrica

Su precio es considerablemente bajo y su consumo eléctrico mensual también. Muestra de ello son estos modelos:

Puedes elegir entre una gran variedad de tamaños y estilos, potencia y demás características, si bien te aconsejamos que prestes atención a una característica fundamental: el tamaño de la habitación que deseas calentar.

Seguridad ante todo

Muchas de las estufas eléctricas pueden ser utilizadas en cualquier habitación, incluso en lugares húmedos como la ducha o el baño gracias a que son IP 44. Esto significa que están completamente protegidas contra los elementos externos e impermeables al agua y la humedad.

El IP 44 es un sistema de clasificación de seguridad para dispositivos eléctricos que determina si éstos están protegidos ante la humedad y las salpicaduras (IP = Ingress Protection).

Además, muchas tienen un sistema antivuelco incorporado para evitar accidentes con inclinaciones peligrosas. Y si bien no es imprescindible comprar un modelo convencional, sí lo es elegir una marca conocida por su calidad y precisión en sus productos

Conclusión

Si lo que buscas es una estufa económica y cuyo diseño aporte funcionalidad y elegancia a tu hogar, seguramente la estufa eléctrica será la mejor opción para ti.